Paro de maestros llega a 33 días y negociaciones no avanzan

Docentes bloquearon vías en el país. Una semana sin reuniones del sindicato y Mineducación.

Hoy se cumple una semana desde que las negociaciones entre el Ministerio de Educación y Fecode se congelaron. Y el paro ya suma 33 días. Marchas en las ciudades, movilizaciones por las vías principales del país, cacerolazos y hasta agresiones del Esmad contra los maestros en Bogotá. Se dan hechos como estos, pero ningún avance en las negociaciones

Y hoy nuevamente -dentro de la política de Fecode de endurecer las acciones de sus protestas- se llevará a cabo en Bogotá una marcha de antorchas desde las cuatro de la tarde, en el resto del país habrá movilizaciones similares; para el miércoles se ha planteado una nueva jornada de concentraciones en las ciudades.

Mientras tanto, el Ministerio de Trabajo tendrá legalmente, esta semana, la capacidad de intervenir el paro si su despacho y Fecode no se ponen de acuerdo en cuanto a quién será el mediador de la mesa.

Cabe recordar que la ministra de Educación, Yaneth Giha, envió la semana pasada una carta a Fecode pidiéndole que acordaran un mediador para poder continuar; sin embargo, la respuesta del sindicato fue negativa. Desde Fecode proponen un facilitador, rol que hasta el momento ha jugado la Procuraduría General de la Nación pero que tampoco ha arrojado ningún tipo de avance.

Por lo pronto, en el sindicado han estado en junta nacional desde la semana pasada para buscar soluciones que permitan que se descongelen las negociaciones y vuelvan a la mesa.

El tiempo corre en contra de todos, pero los más afectados son los más de 8 millones de niños que están sin clases y sus padres. La fecha para salir a vacaciones es el próximo lunes 19 de junio y aún no se tiene certeza sobre si los maestros repondrán las horas de clase o si efectivamente se saldrá a descanso.

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, sentenció la semana pasada que los profesores que quieran recibir el salario de los días que han estado en paro tendrán que reponer el tiempo. A propósito, el presidente de Fecode, Carlos Rivas, respondió: “no nos dejaremos intimidar por las amenazas del Gobierno. En vez de estar buscando soluciones, nos amedrentan”.

El mismo día que se pronunció el primer mandatario -el pasado martes- se llegó a un acuerdo en la mesa nacional de trabajadores del Estado sobre el aumento salarial para estos funcionarios, incluidos los maestros. La cifra quedó en 8,75 por ciento, dos puntos por encima de lo acordado para el restante de trabajadores, que es de 6,75. Esta diferencia se debe al acuerdo de incremento salarial entre Fecode y el Gobierno Nacional en el 2015.

Además del incremento logrado, en el Congreso de la República se aprobó una adición presupuestal para la educación, proveniente de la Reforma Tributaria, de 1,18 billones de pesos. Al respecto, la ministra Giha aseguró que con estos recursos se cumplirán los compromisos de 2017.

Sobre dicha adición, el presidente de Fecode, Carlos Rivas, dijo que esta ya se venía trabajando desde antes y que no es una modificación al Sistema General de Participaciones, que es una de las exigencias del magisterio.

Carlos Rivas, Presidente de Fecode

Carlos Rivas asumió la presidencia de Fecode, el sindicato de profesores más grande del país, después de la renuncia de Luis Grubert.

Foto:

Juan Manuel Vargas / EL TIEMPO

¿En qué va el paro?

El Gobierno sacó una directiva diciendo que nos iban a descontar los días en los que hemos estado en paro. Negociar así, en medio de la amenaza, es muy berraco y eso ha caldeado los ánimos de los maestros. Le pedimos al Gobierno que no polaricemos, que busquemos salidas y que tenga voluntad. 

¿Hasta cuándo Fecode va a permitir el paro?

Este paro va hasta cuando el Gobierno lo decida. Hoy somos un magisterio fuerte, dispuesto a realizar actividades. Así como fueron capaces de negociar con la guerrilla, ¿por qué no con nosotros?

¿Por qué no se ha llegado a un acuerdo?

Por capricho del Gobierno, porque sí hay recursos: 28 billones de pesos que se están ahorrando de la guerra, la reforma tributaria, el incremento del IVA, la repatriación de capitales. Este dinero se debe invertir en escuelas. Hay una crisis estructural.

Así como fueron capaces de negociar con la guerrilla, ¿por qué no con nosotros?

 

 

Los recursos adicionales aprobados la semana pasada, ¿entrarán a jugar en el paro?

No tienen nada que ver con el paro. Son importantes porque se resuelve una crisis, pero no son recursos que se inviertan en la realidad de las escuelas, es para resolver unos compromisos, pero no para solucionar el conflicto.

¿Qué está pidiendo en este momento Fecode?

Recursos para la educación. Por otra parte, las bonificaciones son uno de los puntos. El resto de trabajadores tiene una bonificación, excepto nosotros. Aquí se tiene que respetar el derecho a la igualdad. 

¿Qué va a pasar con las vacaciones escolares?

Hay unas regiones que debieron salir a vacaciones la semana pasada, pero seguimos en paro. Esta semana vamos a decidir si suspendemos el paro y nos vamos a vacaciones, o seguimos en actividades.

¿Qué va a pasar con el mediador?

El mediador lo escogen las partes, pero si no estamos en la mesa, ¿entre quién va a mediar?

Yaneth Giha, ministra de Educación

Yaneth Giha ocupa el puesto de Ministra de Educación desde noviembre del 2016.

Foto:

EL TIEMPO / Hector Fabio Zamora

¿En qué está el paro de maestros?

Somos conscientes de la urgencia de levantar el paro. Hemos planteado múltiples propuestas para otorgar nuevos beneficios económicos a los maestros. Propuestas que han sido claras, transparentes, responsables con la realidad fiscal del país. Fecode se niega a aceptarlas. 

¿Hasta cuándo el Gobierno va a permitir el paro?

El camino que tenemos ahora es aplicar la normatividad existente en estos casos, que permite, por un lado, asegurar la reposición de las clases que se han dejado de dictar y, por otro lado, la definición de un mediador para encontrar una solución.

¿Por qué no se ha llegado a un acuerdo?

Fecode insiste en exigir nuevos compromisos económicos que exceden la capacidad financiera actual del país. Compromisos que están relacionados con nuevas mejoras salariales, nueva bonificación y primas extralegales.

Los recursos adicionales aprobados la semana pasada, ¿entran a jugar en el paro?

Son recursos por 1,18 billones de pesos de la adición presupuestal que estaban contemplados para el sector, precisamente porque para el Gobierno la educación es un tema prioritario. La adición garantiza los recursos necesarios para cerrar en equilibrio el Sistema General de Participaciones este año.

¿Qué va a pasar con las vacaciones?

Muchos colegios ya están en vacaciones y otros saldrán el próximo viernes, así que no hemos hablado de aplazamiento. Les hemos pedido a las secretarías de Educación que hagan los ajustes necesarios al calendario escolar, para que los maestros repongan las clases, de manera efectiva, y que los niños y jóvenes no se vean afectados por cuenta del cese de actividades. 

¿Qué va a pasar con el mediador?

Propusimos a Fecode la designación de un mediador. Sin embargo, no obtuvimos respuesta. Ante la falta de definición de este mediador entre las partes, el Ministerio de Trabajo deberá designarlo.

Son más de ocho millones los niños de colegios oficiales que desde hace 33 días no van a clases y además, sus padres también sufren las consecuencias.

Carlos Ballesteros, presidente de la Confederación Nacional de Federaciones y Ligas de Asociaciones de Padres de Familia (Confenalpadres) aseguró que este paro ha generado dificultades en la cotidianidad de las familias colombianas; sin embargo aclara que, por primera vez en más o menos ocho años, desde la asociación apoyan la posición del magisterio.

De hecho, asegura que hoy antes de las cinco de la tarde radicarán una tutela ante el Tribunal Contencioso Administrativo de Cundinamarca en el que se exponen varios puntos; entre estos, exigirle al Ministerio de Educación más recursos para la infraestructura, dotaciones, para las plantas de personal docente y administrativo, entre otros.

En cuanto a los maestros Ballesteros dice: “respaldamos la movilización pero pedimos que negocien y que regresen a clases”. Además, les pide que recuperen las horas de clase perdidas pero con calidad: “no con clases virtuales, ni con tareas a la casa, sino presenciales”.

Quienes se han visto más afectados por el paro, según Ballesteros, son las madres cabeza de familia de estratos bajos que trabajan como independientes, en el sector informal y en trabajos domésticos.

“Han tenido que ajustar sus horarios, cambiarlos, inclusive algunos han perdido sus cargos porque a las empresas no les importa si hay o no paro”, asegura Ballesteros.

A Yeny Lorena Rodríguez no la despidieron porque no tiene un trabajo fijo pero dice: “En el trabajo no me reciben con la niña. Me pagan 30 mil pesos diarios y me tocaría pagar 15 mil a alguien que me la cuide. Entonces, me toca llevármela a todo lado”.

La hija de Yeny estudia en el la Institución Educativa José María Córdoba, en el Tunal - Bogotá-, y, según cuenta su madre, se ha visto afectada por el paro porque extraña a sus compañeros y además se atrasa en las clases. “A ella le gusta ir a estudiar y estar con sus amigos, pero ahora nos toca quedarnos a las dos en la casa”.

Aclara que no sabe si los maestros tienen o no razón, pero dice: “sé que la educación en este país es bastante mala porque el Gobierno no da recursos”.

Otro caso es el de Viviana Vargas, mamá de María Alexandra Suarez, estudiante de décimo grado del colegio Campestre Nuevo Horizonte en Fusagasugá, quien asegura: “esto ha sido terrible, porque no solo mi hija ha perdido clases, sino que yo no he podido ir a trabajar durante dos semanas más o menos, porque no la puedo dejar sola”. 

Viviana vive con su esposo y su hija en una vereda llamada El Placer en Fusagasugá, y es camarera en unas cabañas que quedan lejos a su casa. “Ahora no sé qué voy hacer porque el sábado el colegio mandó un nota diciendo que mandaban a los estudiantes a vacaciones por dos semanas y no tengo con quien dejar a mi hija”.

“A veces el papá me ayuda cuando no le toca trabajar pero los otros días es muy complicado porque, como esto es campo, tanto la niña como la casa no se pueden dejar solas”.

Durante este mes del paro, Viviana metió a María Alexandra en cursos de matemáticas y a la banda del colegio para que aprovechara el tiempo libre. Además la estudiante va a cursos de cocina que ofrece el Sena cuando van a la vereda. 

Pero no solo las madres se ven afectadas. Fredy Alberto Gutiérrez, padre de Juan Felipe Gutiérrez, estudiante de segundo de primaria de la Escuela Normal Superior en Ibagué, cuenta que le ha tocado hacer malabares para poder entretener a su hijo. “Uno no sabe qué hacer con el niño durante el día, en la mañana después de recibir su desayuno, lo pongo a que repase o haga ejercicios de las tablas de multiplicar y ya en la tarde lo dejo que juegue con sus amigos en la calle o monte bicicleta”.

Cuando los padres se van a trabajar, Juan Felipe queda al cuidado algunos días de su tía y otros días de su abuelo, pero el desespero de sus padres se vuelve cada vez más grande porque su hijo siempre les pregunta ¿Cuándo va a volver al colegio?

Según Fredy el colegio nunca les ha enviado alguna notificación sobre cuándo van a volver las clases y que lo único que le pide la directora de grupo del salón del niño es que los entiendan, que ellos están marchando por el bien de los niños. “A veces uno se pone en los zapatos de los profesores hasta cierto punto, pero ya es mucho tiempo y realmente no están pensando en la educación y el bienestar de sus alumnos”.

Maestros bloquearon el sur y el occidente de Bogotá

En una nueva jornada del paro de maestros, las troncales autopista Sur, Caracas y Américas del sistema TransMilenio resultaron este lunes afectadas por las movilizaciones de docentes. En total, 34 estaciones y tres portales del sistema tuvieron que ser cerrados.

En esta ocasión, el escenario no fue la calle 26, que conecta al occidente y el oriente de la ciudad. Por las marchas, la troncal de la autopista Sur estuvo cerrada en la mañana y en la tarde, afectando la movilidad del municipio de Soacha y de la avenida Primero de Mayo con carrera 30.

En la avenida Caracas con calle 57, frente al colegio Manuela Beltrán, otra manifestación complicó el tránsito de norte a sur. Igualmente, la marcha de estudiantes de la Universidad Pedagógica hacia el centro de la ciudad afectó la carrera 13.

Y frente a la plazoleta del búnker de la Fiscalía, sobre la carrera 50 con calle 22A, se realizó otro plantón, sin afectar el tránsito.

En la glorieta de Siberia, en el municipio de Tenjo y que permite el ingreso a la capital por la calle 80, también se registró un plantón de docentes.

Este lunes, también se llevaron a cabo plantones y bloqueos de vías en Cali y Sincelejo.

En la capital del Valle, los docentes realizaron, durante la mañana, plantones en el centro de la ciudad y bloqueos intermitentes en la vía a Buenaventura.

En Sincelejo se registraron dos nutridas movilizaciones de docentes de la capital y del departamento. Estas marchas se realizaron en la mañana y llegaron al parque Santander, donde los maestros sacaron pancartas y lanzaron arengas. Allí permanecieron hasta el mediodía.

TOMADO DE: el tiempo.com